Mario Party 8

julio 1, 2008 en 5:42 am | Publicado en Análisis, Videojuegos | 2 comentarios
Etiquetas: , ,

La orgía continúa en Wii

Diversión, risas, orgías monumentales con toques de lujuria, juego  y perversión; así es Mario Party, así fue y así se será. ¿Quién no conoce la mecánica de este juego? Bueno, tal vez los marcianos, pero no viene a cuento. El propósito de este juego es ganar, conseguir estrellas y monedas para ganar el tablero. Se tira un dado, se avanza un número de casillas, y cuando todos han tirado comienza un minijuego según el color de la casilla donde se caiga. Así ha sido desde su estreno en la Nintendo 64 con Mario Party, y así será en el futuro con Mario Party (rellene número infinitamente superior al infinito). Tal vez sea su estreno en Wii, o que la saga flojea, pero este Mario Party no me ha dejado un sabor de boca muy agradable. Con gráficos similares a los de cube. Esto tiene pase, pero parece que el mando de Wii no me ha llegado. Además, los minijuegos son bastantes vacíos y carentes de sentido. Desde luego no hay ni punto de comparación del primer al último Mario Party. Sin lugar a duda el primero de todos se llevaría la medalla de oro a la originalidad en sus minijuegos. Particularmente me gustó muchísimo el Mario Party 6; el tránsito entre el día y la noche lo hacía muy entretenido. Pero esto se ha degenerado bastante…¿Será el fin de Mario Party? No lo creo, por lo menos para Nintendo. Pero Mario Party ya murió…Al menos para mí. Pero bueno, dejémonos de tonterías y vayamos al grano, a lo que importa. Hoy os traigo un análisis divertido para vosotros sobre este juego de Wii.

Introducción

Todo Mario Party tiene una ”historia”. Paparruchas, todo es una simple excusa para montarse orgías en diferentes lugares a diferentes horas del día. El motivo de la fiesta de esta vez es un circo…Una Carpa, o como se llame. Bien, el guía de todo esto es una especie de sombrero parlante de aspecto sospechoso que nos ayudará en lo que necesitemos, y nos proporcionará datos sobre lo que sea menester. Además, como aliciente se unen al plantel de personajes Blooper y el Hermano Martillo, divertido, un pulpo y una tortuga. Y no, no es sarcasmo, me encantó Blooper. Y ya no sé más, más que nada porque desconozco si este juego tiene o no modo historia. He probado el juego horas suficientes para saber como es, pero no he probado ese modo (si es que lo tiene). Y tras este pequeño prólogo comencemos el análisis. Ya sabéis; gráficos, sonido, jugabilidad, duración…

Gráficos 6.5

Bueno, están bien para ser un juego de Wii, pero no esperes gráficos deslumbrantes. Los tableros están conseguidos, con detalles que son de agradecer, pero en ocasiones se pueden ver polígonos aberrantes que casi destrozan mis retinas. Son pocos, eso sí. En cuanto al modelado de los personajes…Cada vez se quedan más desfasados. Un Mario que parece un peluche y una princesa Peach estática y sin vida. Más vale que para el próximo Mario Party pueda ver a una Peach con un estilo más fresco y renovado, y a Mario más serio, como en el Brawl…Esto es mucho pedir.

Sonido 6

Nos encontramos ante un Mario Party, sinónimo de melodías agradables, pero sin ser destacables. Todo el sonidillo que nos acompaña es solo una manera de amenizar el transcurso de la partida. Lástima, pues me gustan las melodías que suenan en los juegos. Y fíjate lo que digo; los Mario Party no son de una música sobresaliente, pero este Mario Party no cuenta ni con eso. Melodías repetitivas, desapercibidas y, a veces, molesta. Mi estancia en ese maldito tren no la olvidaré jamás…

En cuanto a las vocecillas de los personajes; pues qué decir: notables. Pocas, eso sí. Peach gime como Sharapova, y Daisy ruge cuando pierde. Como detallito os diré que cuando te toca, el mando de Wii vibra y puedes escuchar el grito del personaje en cuestión. Todo un detallazo vamos.

Jugabilidad 7

Sin duda el mejor aspecto del juego. Es algo más difícil adquirir habilidad con el mando de Wii, pero te da la sensación de estar inmerso en el juego. Mario Party 8 no se caracteriza por su dificultad, por lo que es perfecto para toda la familia, o para pasar un rato divertido con los demás. Por contra, y como ya he mencionado, el mando de Wii dificulta en ocasiones el manejo, y se echa en falta un par de crucetas y botones que nos ayuden, pero es un fallo permisible. Será que no estoy aún acostumbrado al mando de Wii. Será eso…

Duración 6.5

Sí, una duración aceptable. Mario Party es un juego que, o juegas con amigos o no es nada. Un juego que para desbloquear extras solo necesitas un poco de pericia al pasarte el modo historia y poco más. Sin embargo, juegos como Mario Party 6 o Mario Party DS incrementaban su duración sustanciosamente al añadir extras que no solo consistían en hacer mil tableros. Mario Party 6 tenía el Banco de Estrellas, lo que hacía que, aparte de jugar minijuegos y hacer tableros, tuvieras que comprar cosas con las estrellas que conseguías en los mismos. Bueno, y Mario Party DS…Sus extras son una especie de broches y trofeos de diferentes tipos. Para conseguir algunos deberás acumular a escalofriante cifra de 50.000 puntos…Y yo tengo solo 3.000.

Conclusión 6.5 (Aceptable)

Nos encontramos ante un juego que mejora el catálogo de Wii. Una compra totalmente recomendable si puedes reunir a mucha gente frente al televisor de la Wii. En cambio, si no vas a ser capaz de hacer esto, desiste por completo; un Mario Party sin ”Party” no tiene valor alguno. Esta es mi opinión. Y, de paso, espero haberos ayudado o haberos entretenido con esto. A más ver mis lectores

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.